Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/08/08

Marisa

La entrada anterior, vacía y limpia como un cachito de meseta castellana, no es un error.

Se trata del título y de la plantilla para un texto inofensivo, alegre, que empezaba a escribir este miércoles. En él pensaba colar algunos apuntes sobre Carmen Jiménez y su novela ganadora del premio Café Gijón del año pasado y sobre mi obsesión con Alexander McCall Smith, sobre el brillo que casi daña la vista de los girasoles sorianos, sobre el burro Miguel rebuznando por las mañanas en la parada de tren abandonada de Quintanas de Gormaz, sobre el reencuentro con Loli y su familia en un bareto lleno de humo y ruido de fichas de dominó, sobre el rabo de toro en salsa y los mercados medievales, sobre despertarse con Diego aporreando la puerta y entre los brazos de Marc a una mañana cargada de promesas de piedra, lluvia y, de nuevo, girasol.

Sin embargo, Marc me llamó esa misma mañana al trabajo para avisarme del accidente de Spanair en Barajas, en aquel momento sólo un incidente nimio aunque aparatoso, y la entrada quedó aparcada para siempre. Sobre todo, porque a lo largo del día nos enteramos de que el incidente era una tragedia y el contador de vidas perdidas se disparó hasta llegar a 153.

Supongo que, como todo canario, forzado por las circunstancias a coger el avión a modo de guagua, tuve la certeza de que yo habría podido estar en ese vuelo. Y también tuve la certeza de que podría haber perdido a la mitad de mi familia, que volaba al día siguiente con Spanair, y de que había alguien que conocía en el avión.

Vivimos en una isla. Pasan los años, los trabajos, las citas, los encuentros y el entramado de amistades y conocidos se extiende. Todo te toca, aunque sea de lejos. Así que tuve la certeza de que alguien de aquel avión me tocaba y deseé que fuera muy en la distancia.

Pensé que había logrado que la tragedia no me afectara directamente cuando pasó la noche sin alarmas, pero Julio y Floro me llamaron el jueves por la mañana para avisarme de que iba a ver una cara conocida en la primera página del periódico del viernes.

En el JK5022 falleció Marisa, ex jefa, compañera de letras y amiga. También murieron con ella Mario y sus dos niños, Sergio y Víctor, tres caras que formaban parte del paisaje de mis domingos animando al Granca. Una familia entera, cuatro pasados-presentes-futuros, muchos proyectos y, en el caso específico de Marisa, un corazón más grande que el Centro Insular de Deportes y una sonrisa que no se olvida.

¿Qué más puedo decir, salvo que se me ha quedado el corazón más vacío y limpio que la estepa castellana?

Read Full Post »

Read Full Post »

afribuku

Cultura africana contemporánea

EL ASOMBRARIO & Co.

Revista cultural online creada por Manuel Cuéllar. Desde el 12/12/2012.

lakkal

notes au fil des choses/footnotes to things

Planet Ruge

you can't be serious

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.880 seguidores