Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Amigos’ Category

¿Gaza es campo de tiro del ejército israelí? Akram Muti *.

Read Full Post »

Vida tinta

Madres que salen a la calle en camisón y alpargata, de excursión familiar, para pasear al perro. Madres que planifican operaciones del Mossad para comprar embutidos en el supermercado.

Hombres que mendigan mordiscos o peleas de adolescente a femmes fatales lenguaraces.

Cuentos tiernos, de carcajada abrupta en la guagua o de sonrisa dulce, breve como un fogonazo. Cuentos un poquito crueles.

Muchos animales, sobre todo perros que lo devoran todo y son incondicionalmente adorados por sus compañeros de vida.

Periodistas en precario. Parados. Urbanitas enganchadas a los tratamientos de belleza. Concursos de miserias. Chats y guasaps y más y más conversaciones.

El Araña conquistando corazones solitarios en la guagua.

Marc decía que había que poner La Sexta en los hospitales para garantizar una recuperación más rápida de los pacientes. Yo digo que hace falta que María Hernández Martí esté en tu bolso para evitarte el siquiatra.

Read Full Post »

Como cada otoño (y con un poco de retraso sobre la fecha habitual) Matasombras convoca el V Memorial Dolores Campos-Herrero, Jam Session de Microrrelatos.

Se trata de un acto público efímero y ameno, espontáneo y poco solemne en el  que, anualmente, autores y autoras de todas las edades y estilos, tanto noveles  como experimentados, se reúnen para una lectura de minificciones, con orden  improvisado, para celebrar, a un mismo tiempo, el cuento pigmeo y la memoria de  Dolores Campos-Herrero, destacada  escritora fallecida el 20 de octubre de 2007.

En esta ocasión,  la cita será el 7 de noviembre de 2011, a las 20:30 horas, en la  sala Cuasquías de Las Palmas de Gran Canaria (San Pedro, 2).

Dolores  Campos-Herrero, además de como periodista y escritora, se distinguió por su decidido apoyo a los nuevos autores. Por eso, uno de los objetivos principales de este Memorial es el descubrimiento de nuevas voces, de microrrelatistas emergentes que vengan a sumarse a quienes ya atesoran cierta experiencia en el campo de la minificción.

Te invitamos, si eres microrrelatista, a participar con tus propias creaciones. Ni siquiera es necesario que avises previamente: preséntate allí con tus textos y apúntate a  los turnos de lectura.

El Memorial  Dolores Campos-Herrero pretende ser un acto de lectura improvisada y poco solemne, pero eso no quiere decir que deseemos un acto desorganizado y poco ameno, así que, basadas en la experiencia de ediciones anteriores, las convenciones
que se adoptarán este año serán las siguientes:

1. Entenderemos por microrrelato una obra de  ficción en prosa, de temática libre, con argumento independiente y
autosuficiente, que utilizará el mínimo posible de palabras
(a los efectos de esta convocatoria se aceptarán textos con un máximo de 250 palabras, pero, en todo caso, se ruega a los autores que prefieran los textos más breves a los más extensos).

2. La participación será individual. Esto es: no se admitirá la asistencia en nombre de instituciones, agrupaciones,
asociaciones, colegios o cualquier otro ente de naturaleza colectiva. Cada participante asistirá a la jam session como persona individual y de este modo  defenderá su texto.

3. No se admitirán preámbulos ni epílogos a los microrrelatos (cada texto deberá explicarse por sí mismo), discursos o
cualquier otro tipo de intervención que no sea la lectura de microrrelatos
,  excepción hecha de la presentación y la despedida del acto y las intervenciones  de los moderadores, en caso de que sean necesarias. Tampoco serán admitidas
lecturas de textos de otros autores diferentes a las personas que los leen, salvo en el caso de permiso expreso del autor de aquéllos para su lectura en la convocatoria.

4. El acto comenzará y finalizará con la lectura de microrrelatos de Dolores Campos-Herrero, por parte de sus familiares, o de
aquella persona o personas que estos designen.

5. Cada turno de intervención constará de un solo  microrrelato, pero no existe un número máximo de turnos de intervención. Una vez realizada una primera ronda de lecturas, cada autor o autora podrá volver a intervenir cuantas veces le parezca oportuno hasta la finalización del acto.

6. Se entiende que por el  hecho de participar en la convocatoria, los autores y autoras acatan tácitamente estas convenciones.

Las únicas cosas  serias del evento, serán esas seis convenciones. Por lo demás, esperamos  contar, como otros años, contigo y con tus textos.

Read Full Post »

Hace ya un par de semanas que tuvimos Blogs&Gofio, el número 34 a estas alturas. Esther lo cuenta estupendamente en su blog.

La Atareca cuelga foto, en la que nos nomina empezando por la izquierda: Ernesto R. Ageitos, Ruymán Jiménez, Víctor Ruiz, Fátima Pérez Guerra, Luis Azcona, Ángeles Jurado, David Macías, M. Carmen G. San Miguel, Ángela Carrero y Ángel Quintana. En la foto faltan Héctor Cardeñosa, que se tuvo que ir antes, Akram Muti, que vino después, y la propia Esther, que retrataba el momento.

Lo cierto es que de 34 sólo he podido personarme en dos y de los presentes sólo conocía y reconocía a la Atareca, Nenito, Ruymán, Víctor y Luis. Sin embargo, la tropical estaba deliciosa, imaginaba una ficción en la que era soltera y entera de nuevo y la conversación fue muy interesante: desde la pifia de la blackberry al spoiling de Castle, pasando por la influencia de facebook y twitter en los blogs.

De la noche me quedo con la reflexión de Atareca, que opina que la gente que es cafre fuera de tuiter, también lo es dentro. A mí me da el pálpito de que el que es genioso en la vida real, pero lo sobrelleva con disimulo, se desarreta cuando pisa tuiter. Algo que no sucede en facebook no sé por qué. Parece que el tuiter saca la fiera o el grupi que uno lleva dentro y los roces en 140 caracteres son más habituales.

Que la gente se olvida de que está en una plaza pública virtual y de que poner el nombre de usuario más una arroba en tu mensaje te expone a que el sujeto del que hablas se entere de todo lo que dices. Y es que en tuiter no hay mucho espacio para nada, incluida la sutileza.

Read Full Post »

Uno de los encantos de la terraza del Yeray, además del olor casi comestible a croasán ensopado en mantequilla caliente que lo invade gracias a la panadería de al lado, es la posibilidad de que la cruce Emilio González Déniz.

Tú estás allí tomándote un café con una amiga, tomemos por caso la dulce y culta Yeya, y ves pasar a Emilio en vaqueros, con su camisa bien planchada y su mochila cargada de tesoros, la mirada distraída y la sonrisa canalla en ristre. El colmo de la buena suerte es que él se pare para charlar contigo.

Periodista, escritor e intento de cineasta son palabras grandes y bonitas que no lo describen bien. Porque Emilio también es un archivo andante que acumula fechas, datos y anécdotas y un conversador fascinante. En apenas una pausa de café te enteras de que llevó al Nobel Vargas Llosa a coger papas en las tierras de su abuelo en San Mateo, allá por el 73; de que estuvo sin blanca y perdido en París como George Orwell y allí saludó a Marguerite Duras; de que en aquel París en el que las celebridades se atrevían a mezclarse con el resto del mundo fue convidado por un enorme Samuel Beckett a comida como premio a una partida de billar americano trucada.

Gracias a él descubro el síndrome de Jim Morrison. O lo que es lo mismo, la posibilidad increíble de que no conozcas a un famoso a pesar de que se dan todas las circunstancias para que lo hagas. Así le sucedió a él con el líder de los Doors hasta el 2000, aunque se empapó en su época de Janis Joplin, Jimmi Hendrix y todo sus contemporáneos.

Me gusta el concepto, aunque en mi caso es menos glamuroso y podría denominarse síndrome David Guetta. También me gustaría que pudiera ser algo retroactivo: se me ocurre tanta gente de la que preferiría no tener un recuerdo. Y empiezo con Karadzic, Reagan, Tatcher, Videla, Pinochet, Juan Pablo II, … y no sé dónde termino.

Read Full Post »

Hoy se cumplen exactamente cuatro años desde el día en que Lola nos dejó echándola de menos en esta esquina del Universo.

En mi caso, la noticia me atropelló en Madrid, borracha de amor a la vera del Hombre, cuando lo nuestro era pura fogalera clandestina. Victoriano fue el encargado de ponerme al corriente vía móvil, con toda la dulzura del mundo pero despertándome a un mundo sin Lola. Alexis le siguió a los minutos, desconcertado, con la voz sonando a niño que acaba de descubrirse huérfano o sin Reyes y sin mitos.  

La escapada de amor se convirtió en un rosario de lágrimas por el transporte público madrileño. Incrédula yo también, huérfana de amaneceres africanos, libros dedicados y charlas siempre amables y placenteras.  Incluso de conexión con otra gente, porque a través de Lola encontré a sus hermanas, a Eduvigis, a Silvia y a Dobrina. Y a Borges, Melville, Shua. El universo de Lola estaba lleno de gente entrañable, además de humor oscuro, de libros y de viajes.

Estoy segura de que ahora garrapatea notas en su cuaderno y marea a ratos su té humeante con la cucharilla. También de que en la nube de al ladito están Dorothy Parker y Marisa, como mínimo. Quizás la Marguerite Duras que saludó a Emilio González Déniz por una calle parisina o el Samuel Beckett que le invitó a una comida dejándose ganar al billar. O mi Gerald Durrel corfiota, pilotando un bote cargado de animales.

No creo en una vida más allá de ésta, pero de alguna forma sí que creo en que ella nos mira desde alguna nube siempre benévola y hasta en que nos llena el camino de cosas buenas.

Read Full Post »

Noveleando

Casi medio año sin escribir aquí.

Sin excusas, salvo quizás el aburrimiento, la indignación, la tristeza o el agotamiento, juntos o por separado cada vez que me sentaba ante el teclado y ejercían de cóctel inhibidor de la creatividad. Perdí la gracia y la inspiración en algun punto del camino, con Miguel colgando de un pecho y una nota de prensa calzada entre las neuronas.

Sin embargo, los reproches de Ruyman y los anuncios de Amazon de Ernesto me empujan hacia este momento.

Sigo sin ganas de escribir en el blog por las mismas razones que esgrimo para explicar mi inapetencia de los últimos seis meses, pero creo que quizás  pueda enlazarlo con otro proyecto también atascado, que pretendía desatascar en vacaciones y quedó aparcado entre piscina, playa, siestas y otras delicias a la vera de los dos hombres.

El proyecto suspendido en el espacio y el tiempo empieza así:

El sueño se repetía constantemente, cada vez que cerraba los ojos para una cabezadita en la playa o una larga siesta tras las anticuadas persianas del dormitorio o una noche de sueño reparador con la nariz enterrada en la espalda de Tomás.

Lo cierto es que podría haber sido un sueño premonitorio si no se hubiera cumplido punto por punto en la vida real. O que podrían haber sido recuerdos, si no hubiera estado a más de seis horas de avión de su país en aquel momento concreto de su historia.

Como había sucedido en realidad, en su sueño los rebeldes también bajaban del Norte en poco más de dos semanas.

Read Full Post »

Older Posts »

afribuku

Cultura africana contemporánea

EL ASOMBRARIO & Co.

Revista cultural online creada por Manuel Cuéllar. Desde el 12/12/2012.

lakkal

notes au fil des choses/footnotes to things

Planet Ruge

you can't be serious

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.880 seguidores