Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘maternidad’ Category

La maternidad te va desgastando los bordes de los recuerdos. La memoria se hace endeble, fina como un delicado papel de arroz a través del que todo trasluce y en el que se fijan, como golpes de tinta china, cuatro informaciones básicas, fundamentalmente de logística, sobre cantidades de medicamentos, horarios de guardería y poco más.

El amor también te vuelve olvidadiza. Unos labios borran a otros labios y se superponen a ellos.

Ya no recuerdo, entre maternidad y amor “conyugal”, cuántos hombres me abrazaron, cuántas veces susurré “te quiero” en un oído que no es el tuyo, cuántos amores creí sentir -irrenunciables y más grandes que yo misma- y se esfumaron sin dejar huella.

Read Full Post »

Pienso en escribir algo sobre la teoría del desapego de los padres o la confusión entre autonomía y apego afectivo en las educadoras infantiles. También sobre la opinión de algunas madres de que comprarle una cocina a un hijo es meterlo en la vereda que conduce directita a la homosexualidad y el escarnio público. Además, sobre la información sexual que se recibe con dos años y sobre cómo hablarle de vulvas y penes a Miguel cuando todavía no sabe decir correctamente zapatos … y el zapato es prioritario antes que la vulva de alguna compañera. Por lo menos, por ahora.

Todo creo que se va a una entrada con Mamá Vaca. Esto lo dejo para la literatura y cosas más serias ;)

Read Full Post »

Harta de la maldad humana

Qué tendrán los daneses que sólo pueden crear cositas perversas, duras de digerir, casi insoportables. A Lars von Triers me remito y también a mi última lectura, que he decidido posponer indefinidamente: La excepción, de Christian Jungersen.

Un texto demasiado largo, en mi opinión, para explicar las raíces de la maldad humana y cómo el grupo o las circunstancias sacan a la bestia que llevamos dentro.

Explicaba a las muchachas del Club de Lectura de Santa Brígida que la maternidad me ha puesto tiernita. No soporto leer (o ver) que le hacen daño a un niño, noticias sobre pedofilia o malos tratos, etc. Tampoco quiero leer, hoy, sobre lo malo que puede ser el mundo y lo mala gente que podemos llegar a ser. Otro día me autoflagelo, pero hoy voy a buscar algo más luminoso para leer antes de la ducha o en la guagua. Hay tantas cosas que leer y tan poco rato libre, tan poca vista, tan poca neurona desocupada …

Niego el holocausto hoy y hasta nueva orden y ni el tupé engominado del Cristiano Ronaldo me ensombrecerá el día.

Read Full Post »

La madre de todos los retornos

No tengo solución, ni disciplina. Veinte veces anuncio un retorno y veinte veces dejo colgados a Sinaja y a este blog. Lo cierto es que últimamente no me da el tiempo para nada, entre la aventura de Proyecto Corto, lo que espero que sea mi primera novela, el trabajo por el que cobro, otros proyectos que hago por amor al arte y, sobre todo, ese pedazo de Miguel.

Esto no es un propósito de enmienda, porque la noche ya me coge medio traspuesta y casi con alergia a las teclas, pero a ver si me atrevo a volver a escribir algo de vez en cuando. Quizás una vez por semana. Quizás una vez a la quincena.

Después de todo, ¿qué fraude de  bloguera de secano se atreve a dar un curso de escritura para blogs en el Laboratorio Creativo de Anroart sin tener la bitácora operativa? ¿Cómo puedo desfogarme, si no, al leer a Edurne poniéndonos a caer de un burro a las mamíferas y, de paso, expresar mi punto de vista ponderado y a ratos furibundo a todos esos seres bienintencionados que critican el colecho y la lactancia con un bebé de 10 meses y me preguntan con sorna si le seguiré dando el pecho cuando esté en el cuartel? (respuesta: “si a él le apetece, sí”)

En fin, que camino del SILA y pensando en más cosas que hacer, siempre que me dejen mucho hueco para Miguel o que Miguel sea homologable con el proyecto o que me apetezca tantísimo hacer lo que fuere que pueda desconectar el cerebro de madredeMiguel  tres segundos seguidos.  

Au revoir, que diría Miguel … quiero decir, Kirikou ;)

pd. Te quiero, Marc.

Read Full Post »

Y no hay ni una nube en este cielo de color celeste desvaído. O por lo menos, en el cachito que se aprecia desde la ventana por la que entran los gorjeos y los gruñidos de los coches y los frenazos y el sobresalto de las motos petardeando Don Pío Coronado abajo.

Mi espalda toda es un dolor, con tanta siesta intermitente y tanto alzamiento de niño en la oscuridad y esos intentos de mantener los ojos abiertos para asegurarme de que come bien. De que no quedo con el pecho helado al aire y el niño arrumbado en una esquina de la cama, los dos catalépticos en la madrugada.

Tras el cachito de queque con leche de por la mañana y mientras Marc corretea por el parque, pienso en volver a Etiquetas, de Evelyn Waugh, o en terminarme El Imperio de Kapuscinski. Sin embargo, reconozco que lo más probable es que acabe leyendo cachitos de La maravillosa medicina de Jorge, de Roald Dahl, a un Miguel que me mira con incomprensión mezclada con pánico.

Siguen sin tocarnos la lotería ni la quiniela, así que preveo que la vida seguirá siendo un buche y que la envidia al sistema sueco, con ese añito de baja maternal, seguirá despuntando cada vez que piense en el regreso al trabajo, en apartarme de Miguel y dejarlo en manos de sus abuelos. Los que amenazan con bautizarlo o subirlo una semana a Tejeda sin permiso.  

Bostezo. Creo que hasta la tarde no seré persona  ni podré resistir la lectura de tres palabras seguidas. Vuelvo a la cama.

Read Full Post »

Hoy me levanté pesada y con la espalda dolorida, además de enchumbada en mis propios fluidos con este solajero cruel.

Sin embargo, también me levanté feliz por el reencuentro con un placer que refresca más que remojarse las corvas en la Playa Chica, como es meterse en un libro y desafiar a los mosquitos, el sueño casi enfermizo, la retención de líquidos y otros males y conjunciones planetarias que le acechan a una en el salón de casa.

Así que agradezco a Nenito que me regalara Persépolis, de Marjane Satrapi, en mi 37º cumpleaños. También agradezco a Alexis Ravelo, Antonio Lozano y, sobre todo, Dobrina Gospodinoff, la recomendación de Andrea Camilleri y su inspector Montalbano. Agradezco a Antonio Bordón que sepa cómo fascinarla a una con un encadenamiento elegante y limpio de palabras, mientras pide que nos carguemos a Borges.

También alabo a un poder supremo no divino por el regreso de Silvia desde el Norte y la inminencia de las vacaciones. Y, sobre todo, porque me quedan Murakami, McCall Smith, Evelyn Waugh y mucho más por devorar en las estanterías … esos artilugios que volarán a la casa de los abuelos de Miguel para hacerle sitio a mi león chico, junto con un cargamento de libros y de recuerdos que no caben en mi vida actual si hay que hacerle sitio a un nuevo roomie.

pd. Esther y Fran, el artista antes conocido como el Hombre dice que les debemos una comida en casa y agradecimiento eterno por vehículo motor, visitas en el hospital y miles de favores y alegrías. Estoy de acuerdo con él. Y de vacaciones, me repito, la semana que viene. Hablamos …

Read Full Post »

Un tercer ojo me crece en el vientre, estupefacto. Por él, Miguel podría mirar al exterior, si sus ojitos funcionaran correctamente y mi piel fuera más fina, casi traslúcida.

En el tendedero, trabado a una liña con sus tirantes, se regodea  bajo el solajero mi bañador premamá nuevo. Ése que me convierte en una enorme boya de color turquesa, flotando torpemente en las aguas revueltas de la piscina de Las Rehoyas. Los pechos, cada vez más díscolos (y grandes), pugnan por salirse del escote demasiado abierto. El simpático monitor nos fustiga, exigiendo largos de crol y espalda dignos de un Phelps para arriba.

Hoy quisiera visitar el CAAM, anegado por la marea migratoria de elojodearena, pero dudo que sea persona después de una sesión de matronatación de esta tarde. También quiero terminarme el sórdido, duro, repugnante a veces a la par que adictivo y desasosegante Déjame entrar. Aunque me esté poniendo mala cuando lo cato y me enturbie los sueños.

Después te prometo, Miguel, que sólo veremos comedias y leeremos cosas alegres y ligeras. No más contagios.

Read Full Post »

afribuku

Cultura africana contemporánea

EL ASOMBRARIO & Co.

Revista cultural online creada por Manuel Cuéllar. Desde el 12/12/2012.

lakkal

notes au fil des choses/footnotes to things

Planet Ruge

you can't be serious

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.880 seguidores